La literatura, matemática de lo incidental.

 

Poco se ve a la literatura como una facultad mental, epistemológicamente al mismo nivel que la ubicación temporo-espacial, o la sensibilidad organoléptica. Por lo demás no se trata de una facultad únicamente sino de un atributo de la realidad. Lo literario impregna las cosas, las organiza y determina, de la misma forma que lo matemático determina el mundo material, pero en este caso en el ámbito de los “problemas humanos”.
Es el equivalente de la matemática, pero impregnando, organizando, lo incidental.

CONTINUARA…