¡Plop! Las curiosas manifestaciones de la realidad ciética

Muchas reflexiones escépticas, las de Abu Hamid Muhammad al-Ghazali, y las meditaciones cartesianas, que son el arquetipo en Occidente, recurren al argumento del sueño para presentar la duda sobre la realidad como algo razonable. Porque sucede comúnmente que en sueños uno crea estar en la realidad.

Pero no es común que en plena realidad uno crea que se encuentra en un sueño. Se pueden hacer muchas metáforas con esta idea, pero difícilmente confundir la “textura general” del sentir en ambos estados. Uno despierta y entiende que estaba en sueños, pero nunca despierta de la realidad hacia el sueño.

Exactamente del mismo modo, de la realidad brota el arte, la realidad germina en arte, pero es más dudoso e indescifrable que del arte derive la realidad. Hay varias maneras de acomodar metafóricamente la idea de realidad surgiendo desde el arte, pero en strictu sensu son ámbitos ontológicamente tan autónomos (y su relación es tan de una sola vía) como son el ámbito de los sueños respecto al de la realidad.

Sin embargo, quien experimente un flashback de drogas alucinógenas o quien sin percatarse sea noqueado, como en este caso https://www.youtube.com/watch?v=5wNrB_V3PFc… O este https://www.youtube.com/watch?v=JH5wEEFfer0… o acaso quien se enfrenta a circunstancias muy inusuales, experimenta de hecho la sensación de encontrarse en un sueño en plena realidad.

Aunque el sujeto esté epistemológicamente engañado, temporalmente manipulado por circunstancias excepcionales, no deja el ámbito de los sueños, de haber penetrado en cierta forma el ámbito de la realidad, de haberlo lamido.

Esto ya es algo, ontológicamente.

El ámbito del arte también tiene incursiones en el ámbito de la realidad, también penetra la realidad en ciertas situaciones excepcionales y, deja algo, ontológicamente. Algo tan etéreo y sólido a la vez como el rastro de una lamida.

OJO que estamos hablando de un concepto fuerte de “el arte ha hecho realidad”. No es una hipérbole poetizante, para lo cual muy fácil se presta.

No nos referimos a lo que expresa el famoso dicho “la realidad supera al arte” (cuando se habla de situaciones de la realidad muy imaginativas y especiales). Efectivamente hay situaciones de la realidad que parecen creadas por la mente de un artista y podría fácilmente hacerse valer la figura de que el Arte hace realidad.

NO nos referimos a esto.

Debemos reconocer que tampoco tenemos 100% claro a que nos referimos pero en LA Vida Secada Al SOL hemos acuñado el concepto de realidad ciética.

Llamamos realidad ciética  -del prefijo griego kýein («estar encinta»), a ciertas fenómenos de la realidad que vienen impregnados de otro ámbito, sea el del arte, del mito, la locura, et caetera… pero en cualquier caso que por su especialísima configuración simbólica, penetran y han preñado a la realidad, otorgándole una intensidad de doble cariz, una dimensión, alternativa a su ser.

 En LA Vida Secada Al SOL (y creemos que en toda intención filosófica honesta) partimos de una intuición y es la que queremos exponer. Los ejemplos que presentaremos de Arte penetrando la realidad preñándola esperemos que aclaren sentidos. Y en el camino mismo de la reflexión los años que dure esta web otros sentidos se aclararán. Una página web es un libro en movimiento. Al menos así se percibe LA Vida Secada Al SOL a sí misma.

Vamos pues al grano

  1. El sacramento de los apodos.

El apodo como fenómeno es universal y eterno. Es una muy curiosa forma de la palabra pues es de alguna forma un objeto. Un buen apodo define a alguien, completa su perfil, lo fija. Una persona es él y su apodo, se incorpora a su personalidad. Es exactamente tan parte de su ser como la única ropa de los personajes de dibujos animados. En algunas culturas más que otras, claro.

Hay muchos apodos “circunstanciales”; ligados a temporadas de la gente, pero todos apuntan a un rasgo esencial. El que apoda, puntualiza. En ese sentido ningún apodo es aleatorio, aunque sea ligado a circunstancias. Salvo los auto-inducidos. También hay claro apodos malos y anodinos, como los hay pinturas y libros, pero eso es otro asunto, hablamos desde luego de lo que califica como arte. La puesta de apodo es un género de la literatura.

Hay apodos tan literariamente evidentes que viven en la persona y solo necesitan de un rapto de sentido común de la comunidad para ser consagrados. Es el caso del apodo “hongo” para Adrián Ramírez Soria. https://www.youtube.com/watch?v=CYWg1BJvmPM

Hay algo tan auténticamente hongo en el humano que es Adrián Ramírez Soria, se trata de una metáfora tan hecha realidad que se puede decir que el Arte penetró, lamió la realidad al consagrarse ese apodo.

(Dicho sea al paso, desde tiempos inmemoriales las mafias criminales son las proveedoras de los apodos más finos e intensos. Esto pues la vida del crimen implica una segunda identidad, como antisocial, unida a la identidad social dada por nacimiento y que consagra el nombre. La identidad antisocial la consagra el apodo.)

Bonus: Hay algo auténticamente ardilla en Salvador Alfonso Martínez Escobedo https://www.youtube.com/watch?v=ZwfYm00kUJ

2. La naturaleza confusa de ciertos sucesos artísticos de corte occidental

Está sucediendo con cierta frecuencia algo fascinante, una confusión mayúscula, fantástica, como una ballena que se vara en una playa. Es solo válida o inteligible dentro de la comprensión del arte en la esfera cultural occidental burguesa, pero vale la pena señalarla.

Se trata de una penetración del Arte en la realidad.

El fondo del asunto es que al arte plástico occidental moderno como sucede con las bicicletas, parece que se le salió la cadena. Todo empezó cuando la pintura y otras artes plásticas rompieron su molde original “realista” desde las vanguardias del 20/XX. Lograron una evolución que abrió las puertas a la imaginación de maneras insospechadas.

E l arte occidental sufrió una mutación que lo llevó -en una lista de libro de texto- del Impresionismo, sus posts y neos, al Simbolismo, al Fauvismo, el Cubismo, el Orfismo, el Expresionismo, el Futurismo, el Dadaísmo, La Bauhaus, el Rayonismo, el Surrealismo, el Constructivismo, el Pop art, el minimal art, el Arte cinético, el conceptual, el Body art los Happenings, las performances. Fue una serie de rupturas que dejaron el panorama del arte occidental irreconocible frente a lo que era a principios del XVIII, y por siglos.

Curiosamente el proceso ha terminado casi en una parálisis. Todo es válido, nadie parece poder ser creativo, en el sentido más estricto de la palabra. Todo parece haberse hecho. Todo es arte o nada es arte. Parece no poder avanzarse más, se camina de costado, es una parálisis infinita (hermoso oxímoron) como los pataleos en una bicicleta con la cadena salida.

Y de alguna manera, en este pataleo, se ha llegado a pasar del otro lado del espejo, el arte ha creado realidad. Inesperadamente se diría, aunque era de esperarse, bien pensado el asunto.

Variados ejemplos del fenómeno. Los dos primeros ya son clásicos, el tercero primoroso y el cuarto y quinto de fina confección. Pero son el sexto, séptimo y octavo los de mayores quilates como realidad ciética. 

https://www.theguardian.com/uk/2001/oct/19/arts.highereducation1

http://uk.reuters.com/…/us-italy-art-rubbish-idUKKCN0SL29K2…

3°http://www.dailymail.co.uk/wires/ap/article-3721999/Germany-woman-argues-didnt-damage-crossword-art-work.html

 https://www.theguardian.com/culture/2014/may/29/art-star-marina-abramovic-row-nothing-serpentine

5° http://www.telegraph.co.uk/technology/2016/03/24/microsofts-teen-girl-ai-turns-into-a-hitler-loving-sex-robot-wit/

http://www.iberoamerica.net/brasil/prensa-generalista/g1.globo.com/20151127/noticia.html?id=qbn0ys9

7° http://www.abc.es/cultura/arte/abci-apunalan-mujer-pleno-basel-y-visitantes-creen-actuacion-201512051748_noticia.html

8° https://www.theguardian.com/us-news/2016/jul/27/slender-man-stabbing-wisconsin-girls-tried-as-adults-appeals-court

 

3. La literatura troll

El siguiente es uno de los pocos libros de literatura troll existentes:

http://www.dontevenreply.com/index.php

Léanlo un poquito. Lamentablemente está en ingles pero google translator es cada día más poderoso.

Analizaremos este libro es distintas ocasiones pues es un modelo estándar de literatura troll.

Si hemos hablado de situaciones en que el arte ha irrumpido en la realidad, ha hecho realidad, el fin era desde luego hablar de una característica de la literatura troll: su dimensión irruptora en la realidad.

Como señalamos en otra entrada,  (ver aquí) en LA Vida secada al SOL postulamos que el viejo sueño de las artes plásticas y la literatura encontrándose en una misma especie, en un mismo cajón, de sastre, se ha cumplido en el arranque del siglo XXI, aquí, ahora, con la aparición de la literatura troll, un “arte de acción” nacida desde la literatura.

Hay quien pensará que esta característica de la literatura troll no es importante estrictamente. Los textos literarios son textos literarios y cómo hayan sido conseguidos no es esencial, de la misma forma en que un niño es un niño sea producto de un amor o de una violación. Es verdad pero en este posting no hablamos de literatura sino de la realidad surgiendo desde el arte.

Antes de ser literatura, la troleada es una simple irrupción, un acto que no tiene intrínsecamente un carácter o intención artística. Solo será identificada como arte, como literatura posteriormente, cuando el espectador, el lector, se percaten de la jugada.

El acto de trolear crea realidad (una serie de troleados descontentos explayando su incomodidad) y además deja arte. El arte viaja como polizonte en las intenciones del trol que, malosas o chacoteras, no iban más allá de pasar un buen rato controlando la mente de otro humano. Sea consciente o no el troll, el arte lo usa como navío para lamer la realidad.

¡Y penetrarla, joder!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *